Feeds:
Entradas
Comentarios

En la pJueves-Santo-Lavatorio-de-Piesrimera charla veíamos como el primer paso para el seguimiento de Jesús era su reconocimiento como el Cristo, el Hijo de Dios y una vez dado este paso tomar la cruz y ponerse en camino. Entendíamos entonces tomar la cruz no como una invitación al sufrimiento, ni a una imitación física de la pasión de Cristo, sino como aquella que sentido a nuestra vida porque nos hace plenamente libres, con la libertad propia de los hijos de Dios, que no es otra cosa que aceptar el plan de Dios para mi propia vida.

El segundo anuncio de la pasión y resurrección se produce saliendo de Galilea, se supone por la descripción de Marcos, que en un lugar apartado y sólo a los Doce. Jesús se lo anuncia en un contexto de instrucción a los suyos. El anuncio es similar: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará” (Mc 9,31). La reacción de los Doce la misma que la de Pedro ante el primer anuncio, incomprensión y miedo. No entendían las palabras de Jesús: ¿qué significa voy a morir? ¿Qué es la resurrección? Cierto que los judías de la época de Jesús habían oído y aprendido las profecías de Isaías y otros profetas acerca del Mesías y del Siervo de Yavhé que estaba llamado a padecer y morir por las culpas de otros… eso lo podían entender, desde pequeños lo tenían por mano. La resurrección era otro tema distinto; había distintas visiones entre los propios judíos: los fariseos que esperaban la resurrección de los muertos el último y los saduceos que no creían en la resurrección. Incluso en los relatos bíblicos el concepto de resurrección es muy tardía: explícitamente sólo aparece en el Libro de los Macabeos e implícitamente, por ejemplo en Ezequiel, aunque más en referencia al resurgir del pueblo de Israel que a los muertos. Era y es un concepto difícil de explicar – puede ser objeto de alguna charla en otro momento – que recientemente Benedicto XVI lo ha sabido explicar bastante bien en su segundo volumen acerca de Jesús. Pero la incomprensión de los Doce no se queda solamente en los aspectos teológicos, además de eso no comprenden y quizás sea esto lo más “peligroso” cuál es la misión de Jesús y sobre todo la actitud de los quieren seguirle. La discusión de los Doce no era desde una perspectiva teológica sino mucho más prosaica: la perspectiva del poder: ¿Quién es el más importante de los Doce? El poder, una de las tentaciones más antiguas del hombre y la que más conflictos ha causado.

Permitidme que haga un pequeño paréntesis en referencia a las tentaciones que escuchábamos el primer domingo de Cuaresma. Sabemos que son tres que están relacionadas con la tentación de querer ser como Dios, del tener y del poder. Las reacciones de los discípulos antes los tres anuncios de la Pasión están también muy relacionadas con ellas: Pedro y su oposición a que Jesús vaya a Jerusalén quiere sustituir el plan de Dios con el suyo propio: quiere ser como Dios; los Doce discutiendo por la primacía: la tentación del poder; la semana que viene, veremos que el tener, aun de una manera muy sutil está presente cuando intentan apartar del camino de Jesús a uno que no tiene nada junto con el joven rico que se acerca a Jesús poco antes del tercer anuncio de la Pasión. Es Jesús quien pone a los suyos – a nosotros – en la línea correcta para hacer frente a las tres tentaciones.

Volvamos a nuestro texto: Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutíais por el camino?” Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Quien quiera ser el primero que sea el último de todos y el servidor de todos”. (Mc 9,33-35)

No voy a descubrir ningún secreto si digo que uno de los males de nuestra sociedad, del que no es ajeno la Iglesia, es el ansia de poder. Basta mirar nuestros partidos políticos: todos quieren alcanzar el poder y no escatiman en medios para lograrlo, y una vez alcanzado idéntico para mantenerse en él. Luchas intestinas dentro de partidos, sindicatos, asociaciones, etc… todo ligado también a algo tan básico como el dinero; allí donde se maneja el dinero allí está el poder y hay que alcanzarlo. Nuestra Iglesia no es ajena a este problema, quizás de una manera más sutil, porque lo que se dice dinero no es que haya mucho, pero si la fama, la gloria, el querer imponer ideas o dominar voluntades pueden ser motivaciones suficientes para “luchar” por el poder. A veces, no tanto por las personas implicadas como por el entorno de las mismas. Pongamos un ejemplo: esta semana se ha celebrado la Plenaria de la Conferencia Episcopal. Si leemos la prensa especializada en temas religiosos o no, se nos presentaba como una lucha de poder entre distintas fracciones siguiente una terminología más propia de los partidos políticos que otra cosa: conservadores vs. progresistas; francisquistas vs. ultras, etc… incluso los resultados son analizados desde ese punto de vista. Pueblos o parroquias que se levantan contra el obispo porque ha cambiado de “parroquia a D. Fulanito, que era muy amigo nuestro y le queríamos mucho y además todos los fines de semana se iba de copas con nuestros hijos y nos ha mandado a D. Menganito, que va siempre vestido de negro y quiere que nuestros hijos vayan a catequesis en vez de irse de botellón” (aclaración: no cito nombres ni lugares, pero es un hecho real sacado de la prensa en estos últimos meses, hasta el punto que han conseguido que D. Menganito presente la renuncia al obispo porque “los amigos” de D. Fulanito no permiten que los demás feligreses entre a Misa). Y es que muchas veces nos pasa lo que a los Doce que confundieron el Reino de Dios que Jesús anunciaba con poder “¿Quién es el más importante?”, sin darse cuenta, sin darnos cuenta, que en el Reino de Dios el poder se convierte en servicio, la dominación se transforma en entrega, donde la gloria y el reconocimiento de los hombres ve como desaparece y se transforma en la humillación y el desprecio de la Cruz. Un Reino donde los que se mantienen fieles a Él serán perseguidos. Nuestra Iglesia, y no nos fijemos solamente en las altas jerarquías, ya que podemos mirar perfectamente ha dejado de lado en muchas ocasiones el concepto de servicio para asumir el de poder, por no decir el de propiedad: mi parroquia, mi grupo, mi cofradía, mi asociación, mi, mi, mi… cuantos “mi” dentro de nuestra Iglesia. Hemos de volver al “nuestro” de los Hechos de los Apóstoles que tenían un solo corazón y un alma sola, donde todo lo tenían en común.

Pero unido al poder, hay un segundo elemento que también el texto de Marcos pone de manifiesto un poco más adelante, cuando los dos hermanos Zebedeo – Santiago y Juan – piden sentarse a la derecha e izquierda de Jesús: “Los otros diez, al oír aquellos, se indignaron contra Santiago y Juan” (Mc 10,41): los celos. Otro de los grandes males de nuestra comunidades junto con el ansia de poder y contra el que debemos luchar día tras día: celos entre los obispos, porque consideran que otros con menos capacidad ocupan diócesis más importantes – recuerdo un obispo que al poco tiempo de tomar posesión en su diócesis, una de las más pequeñas de España, dijo que estaría solo dos o tres años porque el valía mucho más que la mayor parte de los obispos: ya lleva 12 años en su diócesis!!! – celos entre curas, pero también entre los laicos y religiosos, porque consideran que otros son más valorados que uno mismo, u otro de los grandes caballos de batalla: ¿quién debe ocupar el primer lugar? Por ejemplo en las procesiones de Semana Santa (recordad la polémica entre cofradías del año pasado por el orden de los pasos).

Podría seguir enumerando, pero me saldría un discurso un tanto apocalíptico que daría una falsa sensación de que todo es malo. ¡Gracias a Dios son excepciones! Pero nos sirven para mostrar una tentación en la que los Doce cayeron y en la que podemos caer también nosotros como parte de la Iglesia. ¿Cuál es la respuesta de Jesús?: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. La respuesta está clara: en el reino de Dios el poder se transforma en servicio; en el servicio de aquel que se abaja para lavar los pies a los suyos; en el servicio de quien no tiene tiempo para sí mismo porque todo es para los demás; del servicio de aquel que no rechaza a los que se acercan a Él, sino que los acoge: “El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado” (Mc 9,37); el servicio de aquel que es capaza de liberar su corazón de las riquezas de este mundo para ponerse al servicio de los demás; podríamos poner miles de ejemplos de hombres y mujeres de todo tiempo y lugar que han hecho de su vida como cristianos al servicio de los demás. Pero voy a citar solamente a dos:

El primero, Cayetano de Thiene. Nacido en Vicenza (Italia) en 1480 y ordenado sacerdote un 30 de septiembre de 1517. De una familia noble, tras estudiar derecho civil y eclesiástico, entra al servicio de la Curia Vaticana, hasta que deja su oficio y marcha a Venecia donde funda un hospital de incurables. Pocos años después, tras un periodo de discernimiento en el que se pone en las manos de Dios para que lleve la barca de su vida a buen puerto, junto con otros eclesiásticos de su tiempo, funda los teatinos, dedicados a la vida sacerdotal y al cuidado de los más menesterosos de su época; renunciando a sus puestos – todos ellos importantes en la Curia, incluyendo un obispo que finalmente llegaría a ser Papa – para poder servir más de cerca a Dios y a los hermanos con mayor sosiego de espíritu. Al final de sus días, ya enfermo, ofrece su vida a Dios a cambio de la paz en su querida ciudad de Nápoles, muriendo un 7 de agosto de 1547 el mismo día que estalla la paz en Nápoles. Una vida de abandono de sus riquezas y comodidades para ponerse al servicio del Reino de Dios.

El segundo ejemplo, Teresa de Calcuta. Religiosa nacida en Albania, que tras profesar en su instituto es envía a la India donde estará en un colegio de élite con todas las comodidades habidas y por haber. En una salida por Calcuta, descubre un mundo distinto del que conocía, y del que había estado apartada hasta ese momento: el de los moribundos en la calle, hombres, mujeres y niños, enfermos de todo tipo de enfermedades, muriendo en la calle, rodeados de moscas y suciedad y sin nadie que les diese un poco de consuelo y compañía. Abandona su instituto y funda las Misioneras de la Caridad. Su vida la conocemos, una austeridad sin límites, al servicio de los últimos en todos los lugares del mundo donde haya una persona que sufra. Sus hermanas fueron las primeras en atender a los enfermos de SIDA cuando ni siquiera eran atendidos en los hospitales; están atendiendo a los sin techo en muchas de las ciudades de nuestro primer mundo superdesarrollado: Nueva York, Madrid, Roma… En sus capillas tan solo el sagrario, una imagen sencilla de la Virgen, un Cristo y un cartel que pone: “Tengo sed”.

Podríamos hablar de tantos y tantos religiosos, sacerdotes, laicos, que hacen de su vida un servicio constante a los demás y que no son noticia. Deberíamos hablar más de ellos, pero no vende; lo que vende es el cura o el religioso acusado de pederastia; el obispo que se arregla el palacio episcopal o que tiene una “amiga”; el laico que ha cometido una chorizada en su trabajo o que ha sido acusado de corrupción, etc… Todo eso debe saberse, por supuesto, pero también hemos de ser conscientes que es una pequeñísima parte de nuestra Iglesia y que, igual que defendemos a nuestra madre de cualquier ataque y exaltamos sus virtudes, con nuestra Iglesia también, mostrando ejemplos que hagan comprender que la Iglesia realmente está siendo fiel al mandato de Jesús de ser servidores de los demás.

En esta Cuaresma 2017, como en todas las cuaresmas, se nos invita a volver nuestros ojos a Cristo y ponernos en camino. Pues bien, esta era la segunda condición para su seguimiento – la primera, recordemos era, tras haberle reconocido como el Cristo, el Mesías, el Hijo de Dios, habíamos de tomar la cruz y ponernos en camino – ahora, como segunda condición nos pide ser servidores de nuestros hermanos. La tercera que veremos la semana que viene, será doble: por un lado, ser testigos de Cristo – beber de su cáliz – y ponernos en camino sin ataduras – dejar el mano al borde del camino. Que así sea.

Anuncios

Empezamos estDSCN6054.JPGas reflexiones cuaresmales centrando el ministerio de Jesús camino de Jerusalén. Un camino que, como bien sabemos desembocará en la pasión, muerte y resurrección que conmemoraremos dentro de pocas semanas. He creído que, puesto que la Cuaresma es un camino de conversión al encuentro de Jesús, parecía conveniente centrar estas charlas en las condiciones que él mismo pone para su seguimiento. Aclarar que estas reflexiones no pretenden agotar el tema, sino centrarlo en tres puntos asociados a los tres anuncios de la muerte y resurrección, pero para ello es necesario contextualizar este camino en un momento clave de la vida de Jesús y de los Doce: el reconocimiento de Jesús como el Cristo.

Los tres Evangelios sinópticos nos sitúan el inicio del camino de Jesús a Jerusalén y los tres anuncios de la muerte y resurrección justo después de la confesión de fe de Pedro. Podemos leerlo a partir de Mc 8,27, Mt 16, 13 y Lc 8, 18. Cada uno de ellos introducirá matices propios de la redacción final del Evangelio pero los tres dependen del relato de Marcos. Por este motivo y, también, por la sencillez del relato, centraremos estas reflexiones en el evangelio de Marcos desde 8, 27 hasta 10, 52. En cada uno de estos tres días abordaremos algunas de las condiciones necesarias para el seguimiento de Jesús.

“¿Quién dice la gente que soy yo?” parece algo obvio, pero si todos los evangelistas empiezan esta sección con esta pregunta de Jesús es que debe tener su importancia; si no fuese relevante o fuese simplemente una pregunta retórica, ninguno de ellos la hubiese introducido. Y es que, el seguimiento de Jesús inicia – como condición previa e indispensable – por su reconocimiento en todas sus dimensiones. ¿Quién dice la gente que soy? Esta es la primera y primordial pregunta, ¿quién es Jesús para mí? Conocer a Jesús y aceptarle en nuestra vida es la condición sine qua non para su seguimiento. Las respuestas de los discípulos las conocemos: Juan el Bautista, Elías, uno de los profetas… si preguntamos a la gente normal de la calle, posiblemente las respuestas serían similares, aunque con otros términos: un líder religioso, un profeta, un hombre que hizo el bien, un personaje histórico… respuestas que, como las de los discípulos no comprometen a nada: es importante, sí, pero como uno más de los que se han presentado al mundo. Pero Jesús no se conforma con esta respuesta, quiere algo más de los suyos – los de entonces y los de ahora – y pregunta: ¿quién decís vosotros que soy yo? La respuesta de Pedro no se hace esperar: Tú eres el Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios.

La pregunta sería ¿qué diferencia hay entre seguir a un líder de cualquier tipo o seguir a Cristo? Echemos una mirada a nuestra vida cotidiana, miremos a los líderes políticos, sociales e incluso religioso; su seguimiento no condiciona nuestra vida en su totalidad; que uno u otro sea presidente de un partido político, o de un sindicato, o quién sea nuestro obispo, no va a cambiar nuestra forma de ser ni nuestro desarrollo ético, moral o religiosa; puede afectarnos en aspectos concretos, pero en definitiva, nuestra vida seguirá igual. Sin embargo, aceptar a Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios, sí que va a cambiar todo nuestro ser, significa dejar que Dios entre en nuestra vida y que de ella hagamos un camino de seguimiento de su Palabra, de su Vida, de su obra; que seamos testigos de su acción sobre nosotros. No es simplemente un compromiso ético o moral, es mucho más: es dar la vida como Él mismo la dio.

Por si quedasen dudas a los discípulos de todos los tiempos de lo que significaba que Jesús era el Cristo, los evangelistas introducen los tres anuncios de la muerte y resurrección que el propio Jesús hace a sus apóstoles, seguido cada uno de ellos de una condición para poder seguir a Jesús hasta Jerusalén. Escuchemos hoy el primer anuncio:

Mc 8, 31-35: Y empezó a instruirlos: “el Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días”. Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Pero él se volvió y, mirando a los discípulos increpó a Pedro: “¡Aléjate de mí, Satanás! ¡Ti piensas como los hombres, no como Dios!” Y llamando a la gente y a sus discípulos les dijo: “El que quiera venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque, quien quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará”.

No vamos a entrar en si son realmente las palabras Jesús o una interpretación post pascual que los evangelistas hacen del canto del Siervo de Yavhé de Isaías, ni tampoco vamos a analizar el propio anuncio. A nosotros lo que nos interesa en este caso es que todos los evangelistas, siguiendo el relato de Marcos recogen los anuncios de la Pasión y resurrección como en inicio de los discursos de Jesús sobre lo que significa ser discípulo suyo. Y lo hacen de una manera dura: aquellos que anteponen sus intereses personales, sus ideas, o cualquier otra circunstancia a la voluntad de Dios, son ni más o menos que comparados con Satanás, el Tentador, aquel que veíamos el primer domingo de Cuaresma tentar a Jesús en el desierto.

Veíamos al principio de esta charla como una de las condiciones para el seguimiento der Jesús era el aceptarlo como el Mesías, como el Hijo de Dios y no dejarnos llevar por nuestra propia idea sobre Jesús. Su seguimiento, leemos ahora, aceptada su condición de Cristo, implica la Cruz: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles (1 Cor 1, 23). Una cruz que es negación de sí mismo, que es aceptación del plan de Dios para nuestras vidas.

A veces, los cristianos hemos interpretado este texto desde un punto de vista exclusivo del dolor, del sufrimiento, incluso hemos introducido en otros tiempos y otros contextos sociológicos y de experiencia de fe distintos a los nuestros – y que no podemos juzgar desde nuestra visión actual – prácticas de mortificación que hacían imitar la cruz de Cristo desde un punto de vista exclusivamente físico. Aceptar la propia cruz, “cargar con la cruz” en palabras de Cristo, no es una simple imitación de la pasión, es sobre todo, aceptar y por ello, hacer de nuestra vida, un seguimiento de lo que Jesús hizo y enseñó. Es dar la vida para ganar la vida: “quien pierda su vida por mí y el Evangelio la salvará”. Es hacer del mandamiento del amor – recordemos Jn 15,12-13: “este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” – nuestro estilo de vida.

La cuaresma que es, como hemos indicado muchas veces, un camino de conversión, nos debe llevar por el camino de Jerusalén hasta la Cruz. Hacia esa Cruz que es salvadora, liberadora, no hacia la cruz que oprime, que descarta, que hace olvidar la realidad del mundo en que vivimos porque nos anestesia. El camino hacia Jerusalén está lleno de gente que está en los caminos, que han sido – con una expresión propia del papa Francisco – descartados por la sociedad: ancianos abandonados a su soledad, mujeres y niños maltratados y abusados, refugiados, que huyen de la guerra o de las persecuciones, inmigrantes que huyen de la miseria de sus países buscando una oportunidad para mantener a sus familias, hombres y mujeres que no encuentran sentido a su vida y que se refugian en las drogas, – legales o ilegales -, jóvenes que han hecho de su vida una diversión constante que les da una felicidad que nunca les llenará, familias rotas por el egoísmo de uno u otro… todos ellos están en nuestra camino y hacia ellos tenemos que volver nuestra mirada, como se volvió la de Jesús. Mientras los cristianos estemos mirándonos el ombligo, preocupados más de las formas – que también son importantes – que de las personas; mientras no salgamos a los caminos a tender la mano a los excluidos de este mundo y nos preocupemos sólo del número de “los elegidos”, estaremos actuando como Pedro cuando no aceptó el anuncio de la Pasión y Resurrección. Nuestra cuaresma ha de ser, un año más, un volver la mirada a Cristo: ¿Vosotros, quién decís que soy yo? Reconocerle como el Cristo y ponernos en camino a su encuentro. Mientras nuestra vida sea un querer poner a prueba a Dios – como Satanás en el desierto a Jesús – no habremos tenido un encuentro real – efectivo y afectivo – con Él. Si nuestra cruz – esa que decimos que cada uno llevamos con nosotros – no es una cruz liberadora, no podemos hablar de la cruz de Cristo. La cruz de Cristo, la que él nos invita a tomar para seguirle, es aquella que con los brazos abiertos está dispuesta a acoger a todos y a perdonar a todos; es aquella que da un auténtico sentido a nuestra vida.

Esta primera charla, quiere ser una invitación a pararnos para ponernos en camino: pararnos a pensar ¿quién es Jesús para mí? ¿Qué implica en mi vida aceptar que él es el cristo, el Hijo de Dios? ¿Acepto realmente el plan de Dios – la cruz – en mi vida? ¿Hago de la cruz un camino de liberación para mí y para los que me rodean? Aquí dejo estas tres preguntas para que las reflexionéis en esta semana, junto con la invitación que el propio Dios nos hará este 2º domingo de Cuaresma: “Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo”.

vigilia pascual

La historia de la salvación, que de forma breve hemos proclamado en esta vigilia, es la historia de la alianza de Dios con el hombre, una alianza sellada definitivamente con el sacrificio redentor de Jesucristo en la cruz y que tiene como consecuencia la ruptura de las dos grandes ataduras del hombre: el pecado y la muerte. “Su morir fue un morir al pecado de una vez para siempre; y su vivir es un vivir para Dios”, escuchábamos en la carta de San Pablo a los Romanos.

Una historia de salvación en la que en sus inicios Dios contempla la bondad de todo lo creado, incluso la bondad del hombre, pues esa era su voluntad dotar al hombre de la bondad propia  de un Dios creador que hace del hombre imagen y semejanza suya. Una bondad abandonada por el hombre por propia voluntad. El mal como consecuencia de este abandono hace que Dios establezca una alianza con su pueblo, una alianza a la que Dios siempre permanecerá fiel, pero de la que el hombre se alejará y traicionará. En esta noche santa hemos escuchado la fidelidad mutua de Dios y Abrahán, la acción liberadora de Dios haciendo cruzar a su pueblo por el mar Rojo; hemos escuchado a los profetas llamando a la conversión como recordatorio de que Dios siempre está dispuesto a acogernos y a renovar su amor, a pesar de nuestras infidelidades.

Un camino de salvación que culmina en esta santa noche de Pascua en la que el Señor pasa de nuevo, no matando a los primogénitos como en Egipto sino abriendo las puertas de la vida con la resurrección de su Hijo.  Una Pascua que no es una Pascua más, es la Pascua, la única Pascua de Cristo, hoy nuevamente resucita el Señor, se renueva el misterio del Hijo de Dios resucitado en el silencio de la noche y, nuevamente, San Marcos lo narra, son ellas, las mujeres, las únicas que permanecieron fieles hasta el final, las que estuvieron al pie de la cruz acompañando la muerte de su Maestro y, posiblemente sufriendo también ellas el desprecio de los que observaban el martirio, las que reciben el anuncio de la resurrección. Sólo ellas podían recibir este anuncio, porque ellas, como todas las mujeres del mundo ante el dolor y el sufrimiento del hombre, tuvieron el valor necesario para acercarse a la tumba para embalsamar a su Señor.

Y ellas se convierten no sólo en las primeras en recibir el anuncio de la resurrección, sino que también son las primeras enviadas a anunciar a los discípulos que el Señor ha resucitado: son las primeras misioneras de la historia del cristianismo y no serán, ni mucho menos las últimas, pues en tantas y tantas ocasiones, sobre todo en situaciones de persecución, son las mujeres las que permanecen fieles y asumen la responsabilidad de transmitir la fe a sus hijos, también hoy, cuando tantas mujeres están encarceladas por ser fieles a la fe que han recibido de sus mayores.

Christós anesti! Alithós anesti! Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado! Es el cántico que en todos los rincones del mundo resonará con fuerza. Y la fuerza de ese grito, Christós anesti! Cristo ha resucitado, profesado en aquellos lugares donde los cristianos son perseguidos y asesinados por profesar su fe, es la que nos lleva también a añadir Alithós anesti! Verdaderamente ha resucitado! No es el sueño de unas pobres mujeres desesperadas ante la muerte de su Señor, es una realidad que ha sido capaz de transformar la vida de tantos y tantos hombres y mujeres del mundo y de la historia, empezando por aquellos que le abandonaron, hasta el punto de ser capaces de dar la vida por Él. No, no es una ilusión la que hoy celebramos, es una realidad que hoy nuevamente se produce en todos los rincones del mundo.

Pidamos, pues, a Señor Resucitado que, como escribía san Pablo, muertos ya al pecado, vivamos para Dios en Cristo Jesús.

viernes-santo

Hay ocasiones en las que el Evangelio de Juan se vuelve enigmático, como queriendo crear una atmósfera de incertidumbre acerca de la figura de Jesús. Uno de esos momentos es cuando, en el episodio de las bodas de Caná, Jesús dice a su madre, “déjame no ha llegado mi hora”; desde ese momento el evangelista va introduciendo situaciones en las que Jesús nos indica cuándo va a llegar esa hora: el encuentro con la samaritana, con Nicodemo, los discursos de la última cena, son algunos de esos momentos. Y, de repente, llega la hora, el desenlace de la vida de Jesús, la hora de la glorificación en la que el hijo del Hombre va a ser elevado y glorificado, aunque para los que fueron testigos de esa hora fuese el momento de la humillación y del más absoluto de los fracasos: es la hora de la Cruz.

Se trata de un momento anticipado por los profetas, como hemos escuchado en el cántico del siervo de Yavhé de Isaías. Una profecía que explica el sentido de la muerte de Cristo: Mi siervo justificará a muchos porque cargó con los crímenes de ellos… porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los pecadores, él tomó el pecado de muchos e intercedió por los pecadores. El sacrificio de Cristo en la cruz es la expiación de los pecados del hombre; ya no habrá más sacrificios expiatorios, como decía ayer, por eso a la hora de su muerte, en el momento en que los corderos pascuales eran sacrificados, se rasga de arriba a abajo el velo templo.

Ha llegado la hora, Jesús lo sabe y entrega su vida al Padre, y al mismo tiempo entrega su Espíritu a los hombres. Pero, ¿quién queda al pie de la cruz? Traicionado y abandonado por los suyos, por aquellos que pocos días antes lo aclamaban con cantos y palmas, por aquellos que juraron que estarían con él y que incluso darían su vida por defenderlo… humillado y despreciado por su pueblo, por aquellos que habían contemplado como devolvía la vista a los ciegos, curaba a los cojos, resucitaba a los muertos; aquellos que habían escuchado se habían maravillado de sus palabras, que se habían saciado del pan que les dio a la orilla del lago; condenado por las autoridades que sabían que era inocente y aun así, injustamente lo condenan a morir en la cruz… ¿quién continúa junto al siervo de Yavhé? Sólo la Madre, el discípulo amado y un puñado de mujeres, nadie más, y el propio Jesús tiene fuerzas para dar al discípulo amado, a la propia comunidad creyente, aquello que más ama, la mujer que le dio la vida, la Madre.

Pero al pie de la cruz, e incluso sobre ella, todavía hoy están los crucificados de cada día, la mujer que ve como su hijo muere víctima de la droga o como sus hijos mueren de hambre o comidos por la enfermedad; el anciano que no tiene a nadie que lo acompañe; aquellos cristianos que mueren víctimas del odio o del fanatismo religioso ante la indiferencia de todo el mundo, como murió el propio Jesús.

Hoy es el día más oscuro del año, la Luz de la Vida, se apaga en una cruz, pero nos queda una esperanza, él dijo: destruid este templo y a los tres días lo reconstruirá, el hijo del Hombre tiene que ser condenado y morir pero a los tres días resucitará… ¿será verdad lo que dijo? ¿Será cierto que el Padre no lo va a abandonar? Es un día para orar y para esperar. Orar por toda la humanidad, sobre todo por los crucificados de hoy y de esperar con fe en su resurrección que será la nuestra, ya que en la cruz de Cristo que en breves momentos vamos a adorar están clavados nuestros pecados a los que hemos de morir para resucitar a la vida nueva de Cristo.

Jueves-Santo-Lavatorio-de-Pies

JUEVES SANTO

La lectura del libro del éxodo nos muestra la experiencia fundante de la Pascua, que todavía hoy celebrada el pueblo judío: la sangre del cordero sacrificado recuerda, conmemora el sacrificio de los primogénitos de Egipto, su vida a cambio de la libertad del pueblo. Su conmemoración hoy recuerda ese momento liberador y clama por una nueva liberación: la que traerá el mesías de Dios. Sin embargo la Pascua que hoy conmemoramos es muy distinta, aun cuando tenga el mismo origen. El Cuerpo y la Sangre de Cristo, el cordero pascual entregado para la remisión de los pecados del mundo es la conmemoración del sacrificio definitivo, ya no habrá nuevos sacrificios, Cristo ha entregado su vida por AMOR a todos los hombres, para la liberación definitiva del hombre, para romper la esclavitud del pecado. Es la nueva y eterna alianza sellada con su sangre, entre Dios y el hombre.

Se trata de una alianza de amor, una alianza que no condena a nadie a muerte (como la salida de Israel de Egipto), sino que propone la vida a todos los que se acerquen a dar cumplimiento a la misma. Una alianza que es servicio, que es entrega, que es libertad, que es amistad, que es en definitiva la manifestación amorosa del Padre a través del Hijo.

San Juan, el apóstol que definió a Dios como amor, lo recoge en Evangelio con todo lujo de detalles. Es cierto que no está el relato de la institución de la Eucaristía, como en los sinópticos o en la Carta de san Pablo a los Corintios que hemos proclamado, pero en los capítulos en los que narra la última cena recoge el significado precisó de la Eucaristía. Un Evangelio que hemos proclamado que, muchas veces, quizás por haberlo escuchado tan a menudo, nos hace perder la riqueza y la fuerza del gesto que Jesús hace.

“Habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo”, un amor que empieza a manifestarse en el gesto de lavar los pies a los suyos, incluso a aquel que lo iba a entregar. Un gesto de servicio, que debían hacer los esclavos o sirvientes, en definitiva los últimos de la casa. Un gesto que nos recuerda que el ser cristiano y, sobre todo, el ser consagrado sacerdote por la unción e imposición de las manos es para estar al servicio de todos los hombres, es para dejar de lado los egos, la búsqueda del poder o del prestigio, para que arrodillados ante el dolor del mundo, lavemos los pies de nuestros hermanos.

Sí, un gesto de amor y de servicio, que muchas veces en nuestras celebraciones hemos representado y quizás, también frivolizado, y con ello le hemos quitado todo lo que de signo tenía y sigue teniendo. Un signo con el que se abre el camino de Jesús hasta el Calvario, hasta la muerte, hasta el momento de la glorificación que el propio Jesús anunció a Nicodemo. Hoy es un día para orar y acompañar a Jesús en la oración del Huerto. Un día para la contemplación del Misterio de un Dios que se hace Hombre, que vive como uno de nosotros, que amó a los suyos – a nosotros – hasta el extremo de dar su vida por ellos – por nosotros – y hacerle presente en nuestra oración para que algo cambie, para que el memorial de este sacrificio que hacemos al celebrar la Eucaristía transforme nuestra vida y nos libere definitivamente de la suciedad lavada por Jesús con su propia sangre.

FIESTA DE LA VIRGEN DE LA PROVIDENCIA

64177543Queridos hermanos y hermanas: En el domingo, el día del Señor, el día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha dado su vida inmortal, unimos tres acontecimientos por los que podemos desbordar de gozo en el Señor, como canta el profeta Isaías: la fiesta de la Virgen de la Providencia, el día de nuestra Parroquia y el Año que el Papa Francisco ha querido dedicar especialmente a la Vida Consagrada. Y las tres lecturas de hoy nos hablan de estos tres momentos celebrativos.

En efecto, la lectura del libro del profeta Isaías nos muestra uno de los cánticos más hermosos del Antiguo Testamento. Israel, que vive en el exilio, que sufre la pérdida de lo más sagrado para él, como es la Tierra y el Templo, recibe esperanzado el anuncio de que el Señor, en su providente designio, no le ha abandonado, que su pena se transformará en alegría, que de la tristeza brotará una esperanza que le hará desbordar de gozo con el Señor. Es la providencia de Dios que nunca abandona, aún en los momentos más complicados de nuestra existencia.

San Pablo escribe a la comunidad cristiana de Corintio, una comunidad heterogénea, con distintas procedencias culturales, étnicas e incluso religiosas, lo que motivaba enfrentamientos y divisiones. Las palabras de Pablo recuerda a los cristianos de Corintio y a nosotros mismos, miembros de la Iglesia que caminamos en la Parroquia Virgen de la Providencia y San Cayetano, que el espíritu es único, que la diversidad de dones que el Señor nos regala es una riqueza y nunca debe ser motivo de división sino de enriquecimiento de la comunidad. Así debe ser nuestra Iglesia y nuestra Parroquia, cada uno ha recibido del Espíritu un carisma y éste debe ser puesto al servicio de la Comunidad, ni uno ni otro es más importante, como nos dirá san Pablo, todos los miembros del cuerpo son necesarios para el correcto desarrollo del mismo, así la comunidad. En una parroquia hay quien tiene el ministerio de la caridad, quien tiene el ministerio sacramental de ser servidor de la comunidad, el ministerio de enseñar a los otros a través de la catequesis, o simplemente de ser un miembro de la comunidad y acompañar a los demás con su oración y con su ayuda económica, pero todos formamos una única comunidad que celebra y se solidariza con el resto de la comunidad.

San Juan en el Evangelio nos muestra el primer signo de Jesús. Llama la atención que el evangelista, por el contrario de los otros evangelistas, nunca utiliza la palabra milagro, sino la palabra signo: así Jesús comenzó sus signos, dice san Juan. Y es que la palabra signo va mucho más lejos del milagro, éste es un acontecimiento extraordinario que atrae pero que se queda ahí, sin embargo el signo nos quiere revelar algo más profundo que está escondido tras el signo y que debe mover el corazón de los hombres: manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él. La transformación del agua en vino, significa el paso de la ley antigua a la ley nueva, de la ley de Moisés que se había transformado en muchas ocasiones en un simple ritualismo (el agua de la purificación), en la nueva ley basada en la alegría (el vino nuevo). Lo sabemos por experiencia, no hay fiesta familiar, y una boda lo es por excelencia, en la que no pueda faltar el vino, la alegría, el querer compartir y celebrar con los demás. Si falta el vino, si falta la alegría ¿qué boda estamos celebrando? El primero de los signos de Jesús nos muestra que nuestra vida va a cambiar, que del ritualismo vamos a pasar al gozo, que de la ley literalista vamos a pasar a la ley del amor. Y en medio de todo ello, nos encontramos con la figura de la Madre de Jesús, la Madre providente, que se da cuenta de que falta alegría, que falta el vino que alegre la fiesta e intercede ante su hijo por esos novios que corrían el riesgo de pasar a la historia de Caná por no haber previsto la cantidad de vino suficiente para celebrar su boda y su historia pasaría de generación en generación a través de la tradición oral del pueblo, lo que nosotros llamaríamos cotilleos de patio de vecinos.

María, la madre providente, que también, junto con san Cayetano, el hombre que supo confiar en la Providencia de Dios, acompaña los pasos de esta pequeña parcela del Pueblo de Dios que es la Parroquia Virgen de la Providencia y san Cayetano.

Celebramos hoy el día de la Parroquia, un día para hacer fiesta, pero también para tomar conciencia de nuestra pertenencia a la misma, para solidarizarnos con todas sus acciones, para comprender que su vitalidad depende de cada uno de nosotros, con la participación en su misión caritativa, a través del voluntariado en Cáritas o simplemente con la colaboración económica en la misma, con la participación en el ministerio de la catequesis, con la oración continua por cada uno de los miembros de la comunidad, por el cuidado de nuestros enfermos, etc… Una parroquia que desde sus inicios ha estado confiada a una comunidad religiosa como somos los teatinos, presentes en este barrio de la Guindalera desde mucho antes de la existencia de la Parroquia. Los más mayores de la parroquia todavía recuerdan a algunos de aquellos padres que cuidaban la casa e iglesia antigua, como poco a poco se fue levantando lo que hoy es el templo parroquial y la casa de la comunidad. Recordamos a los distintos padres y hermanos que han ido pasando por esta casa, y han sido tantos, y lo hacemos desde el cariño, pero sobre todo desde el recuerdo de que eran miembros de una comunidad religiosa. Nuestra presencia en este barrio siempre ha intentado ser testimonio de aquello que nuestro padre San Cayetano quería de sus religiosos: clérigos que viviendo en común y del común, confiando en la Providencia de Dios Padre, bajo el patrocinio de María, fuésemos testigos del Sermón de la Montaña.

En este Año de la Vida Consagrada, en el que nuestra Orden va a celebrar, en el mes de junio, un nuevo Capítulo General, oremos como comunidad parroquial de forma especial, por todos los teatinos para que seamos fieles al carisma que el Espíritu inspiró a san Cayetano. Trabajemos todos, no sólo con la oración, también de obra, por las vocaciones, para que el Señor siga llamando jóvenes que sean capaces de consagrar su vida, ya sea en el matrimonio, Iglesia doméstica, en la vida sacerdotal o en la vida religiosa. Un signo de que una comunidad cristiana, es una comunidad viva, es su capacidad para suscitar vocaciones para la Iglesia. Pidamos, pues, al Señor, para que esta comunidad sea fecunda y dé hijos a la Iglesia para su consagración. Y sobre todo, pidamos por las familias y por los jóvenes y niños, para que no cierren su corazón a una posible llamada del Señor a entregarse a través de la vida religiosa y sacerdotal al servicio del Reino de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, seamos generosos con el Señor, Él que dio su vida por nuestra libertad y salvación, espera de nosotros una respuesta generosa, desbordante de gozo y alegría, pidamos, por intercesión de María, madre de Providencia, que nuestra comunidad parroquial sea testigo de la alegría que trae consigo el vino nuevo de la Ley del Amor de nuestro Señor Jesucristo.

VIGILIA PASCUAL 2014

 

resurreccionjesusLa historia de la Salvación que hemos ido recorriendo en sus pasajes más importantes a lo largo de esta Solemne Vigilia Pascual, es la respuesta de Dios a las grandes preguntas que el hombre, también el de hoy, se sigue haciendo sobre sí mismo. Es la Palabra que nos habla de Dios, de su misterio de amor, de su proyecto para el hombre. Hoy, en esta noche de noches, leemos toda la historia de la humanidad desde Dios y su proyecto. Dios crea el mundo, y el ser humano es el culmen de la creación; no es ni un apéndice ni mucho menos un error. Somos criaturas queridas, amadas y con una misión de vida. El hombre viviente es protagonista de su propia historia, que es acompañada paso a paso por Dios, haciendo que mire al futuro movido por promesas y estableciendo con él una alianza. Sin embargo, las promesas y la alianza no son impuestas al hombre sin el hombre, sino que están sometidas a la debilidad del ser humano. Las promesas y la alianza se pueden quebrar, se pueden perder. En el sacrificio de Isaac la tensión llega al máximo, sin que se rompa, pues Abrahán obedece y Dios se revela como el que mantiene viva la alianza y lleva adelante las promesas. La historia de la humanidad, abierta en Abrahán y en su descendencia, se focaliza en un pueblo; Israel es testigo privilegiado y protagonista de que Dios salvo y libra de la opresión. El siguiente paso nos lleva de la comunidad y el grupo al individuo. Cada persona tiene que responder ante Dios, que es capaz de transformar un corazón de piedra en un corazón de carne. La historia de la humanidad, convocada a vivir según el espíritu, en obediencia a Dios, no puede, sin embargo librarse de su pecado. En la resurrección de Cristo los enemigos del hombre, la muerte y el pecado, han sido vencidos.

Las tinieblas, el pecado, el miedo, han sido vencidas en esta madrugada: “No temáis… ha resucitado” éste es el anuncio del ángel, el miedo ha sido vendido, ha llegado la hora de la alegría: “Alegraos” les dice Jesús Resucitado a las mujeres. Exultan los coros de los ángeles, goza la tierra, se alegra la Iglesia, hemos proclamado en el Pregón Pascual. Es el mismo Dios el que se alegra y hace que toda la Creación exulte de gozo. No podía ser de otra manera, tenía que ser en el primer día de la semana, el día en que Dios, habiendo finalizado la creación se gozó de ella y descansó, el día en que Cristo resucitase de entre los muertos y con su resurrección abriese las puertas para alcanzar la plenitud de amor y vida como orábamos el Jueves Santo. El día de descanso se convierte en el día de la Pascua definitiva, en el día del Señor.

Si la creación, como escuchábamos en la primera lectura, finaliza al caer la tarde, la Nueva Creación habría de ser necesariamente al alba, porque la vida siempre empieza con la luz, porque el amor siempre es luz, por eso la Vigilia Pascual es la Vigilia de la Luz, la Luz de Cristo Resucitado que ilumina al mundo entero.

Las mujeres, aquellas que no habían huido, aquellas que habían acompañado a Jesús hasta el pie de la cruz y habían seguido a José de Arimatea hasta ver dónde era enterrado, son ellas las únicas que son capaces de acercarse al sepulcro pasada la fiesta; parece que los evangelistas nos quisieran decir que sólo ellas habían conservado algo de fe en las palabras de Jesús. No sin miedo se acercan al sepulcro buscando al Crucificado y se encuentran al Resucitado. Van al sepulcro a dejar sus lágrimas derramadas por amor a aquel que ha sido condenado y ajusticiado, y vuelven corriendo llenas de alegría a anunciar que él vive, que ha resucitado, que las promesas que había hecho poco antes de su muerte se han cumplido. Corren a encontrarse con los discípulos, acobardados y escondidos, a anunciarles que dejen sus refugios, sus miedos, sus pecados, y corran a Galilea que allí el Resucitado les espera.

Hoy es la noche en las que las palabras de Jesús a Nicodemo: “Es necesario nacer de nuevo”, tienen la posibilidad de hacerse realidad para todos: para los que ayer aparecían como triunfadores y hoy se encuentran ante su el fracaso pero con una nueva oportunidad porque El Resucitado también tiene para ellos una palabra: “Alegraos”. Para los que ayer lloraban por su traición, su deserción, por el fracaso de lo que creían era el inicio del reino, porque hoy se encuentran cara a cara con el Resucitado que les dice. “Alegraos”. Para los cristianos de hoy que se tambalean en su fe o la han perdido, porque el Señor sale a su encuentro y les dice: “Alegraos”. Para los que, como las mujeres han sabido mantenerse al pie de la cruz y no perder la esperanza, porque él les dice nuevamente: “Alegraos”. Para las mujeres que fueron al sepulcro, para todas las mujeres del mundo, porque ellas han recibido y siguen recibiendo el gran don de Dios: ser testigos de la Resurrección y de la alegría que trae consigo. Esa alegría y no otra es la que nos permite nacer de nuevo.

Volvamos, en esta pascua, nuestra mirada al sepulcro vacío, hagamos experiencia de la resurrección, como hicieron las mujeres, y los discípulos, volvamos a recorrer los caminos del Reino, anunciando a todos nuestros hermanos, que Cristo ha resucitado y transmitiendo sus primeras palabras: “Alegraos, no tengáis miedo”; anunciando que él vive, que nos ama, conoce y alivia nuestros sufrimientos, que nos perdona devolviéndonos día a día nuestra condición de hijos y que se hace el encontradizo con cada uno de nosotros, como hizo con los de Emaús, para que le reconozcamos y lo anunciemos gozosamente.